Cómo lidiar con la soledad

Últimamente he estado trabajando mucho respecto de cómo lidiar con la soledad, especialmente cuando las personas se van a estudiar al extranjero.

Lo más probable es que seas joven, quizás tu primera experiencia fuera de tu casa materna/paterna y te has visto enfrentado a una serie de experiencias nuevas, que te deja sintiéndote solo, sin saber qué hacer y desamparado en un lugar nuevo (que, muchas veces, se siente hostil).

Lo más probable es que lo estés experimentando. Vivir en otro lugar requiere de valentía, orientación a la aventura, atreverse y exponerse a nuevas situaciones.

Todo es nuevo, todo es diferente, mucho es desconocido. Lo desconocido define el estrés: cuando nos vemos expuestos a situaciones que no son conocidas, o nos sentimos amenazados de alguna manera, nos estresamos. Por lo tanto, cuando las personas se van a estudiar fuera de su país, todo es desconocido, en consecuencia, todo puede ser fuente de estrés, y es totalmente normal.

Mudarse de país es uno de esos cambios que te saca de tu zona de confort y te expone a situaciones por las que antes no habías tenido que pasar. Se trata de un cambio tan grande que afecta nuestro cuerpo, emociones y comportamiento; entonces es normal no pasarlo bien en un comienzo.

Y estar continuamente expuesto a situaciones estresantes, chicas o grandes, cansa, y mucho. Y cuando uno se cansa, extraña. Así funciona.

Hay personas que incluso se enferman, se insegurizan, abruman, y no saben cómo reaccionar. También es normal, sólo requieren mayor guía y alguien que los contenga (¡está bien pedir ayuda!)

No entender cómo funcionan muchas cosas, hacerse responsable de uno mismo (cuidarse ya que no hay nadie más que lo haga) y no tener con quién hablar de las cosas que a uno le pasan, es muy difícil. Y estos son sólo algunos de los desafíos más importantes que tienen que enfrentar las personas cuando se cambian de país.

Es muy frecuente extrañar la comida de la casa, extrañar la familia y amigos, incluso a las mascotas. Es común que las personas extrañen su ciudad, sus calles y lugares, hasta los olores típicos de ciertos lugares.

Es normal, le pasa a muchas personas.

Darse cuenta de cuándo no se está bien es fundamental, sólo entonces pueden hacer algo por sí mismos, para que les resulte más fácil la adaptación.

¿Qué puedes hacer? Aquí van algunos consejos, vamos a revisar una a una.

 

Consejo 1: Recuerda lo más importante: por qué estás haciendo esto.

  • ¿qué te hizo tomar la decisión de irte a estudiar fuera de tu país?
  • ¿Cuál es el motivo, el para qué de tu decisión?
  • ¿En quién te quieres convertir?
  • ¿Cómo es tu visión de futuro? ¿Cuáles son tus sueños y cómo son?

 

Tras la decisión de buscar mejores oportunidades de estudio hay anhelos, grandes sueños que involucran sacrificios.

Por eso, tener la imagen de por qué estás estudiando lejos ayuda mucho para poder sublimar los momentos más difíciles y para hacer algo, todos los días, por ti mismo y por convertir esos sueños en realidad.

Cada día, con cada decisión que tomas pensando en lo que quieres para tu futuro, estás más cerca de lograrlo.

¿Cómo puedes hacer para tener esa imagen de ti en el futuro siempre presente contigo?

 

Consejo 2: Mantener la comunicación con la familia

 

Nadie te conoce más que tu familia. Ellos ruegan por ti y tu bienestar. Te vieron crecer, saben cuándo estás mal y qué te hace mal, por eso conocen también cómo hacerte sentir mejor. Son los más interesados en que te vaya bien.

Llámalos, las videollamadas acercan mucho, te vas a sentir bien. Y no te olvides que también te extrañan.

Llama por cualquier motivo: una receta, un consejo, para contarle sobre tu trabajo, alguna anécdota o tus penas de amor. Te vas a sentir más cerca de ellos, y a ellos más cerca de ti.

Una buena práctica es agendarse, cada cierta cantidad de días (o todos los días), llamarles. Al comienzo puede ser un poco raro o incómodo porque puedes no saber qué decir, pero luego va a fluir.

¿Qué te gustaría contarles cuando les llames? Si te resultan incómodas las primeras llamadas, puedes hacer una lista de las cosas que quisieras compartir con ellos. Piensa en cosas cotidianas y también en las cosas que te estén pasando que quieras compartir.

¿Qué preguntas te gustaría hacerles? También puedes hacer una lista de preguntas.

Puedes incluso participar de una comida de domingo con ellos, de las discusiones típicas, de lo que sea. La cotidianeidad con la familia es lo que más se extraña, por eso mantente conectado.

¿Qué ideas se te ocurren para participar de la dinámica familiar aun cuando estás lejos?

 

Consejo 3: Mantener la comunicación con los amigos

 

Los buenos amigos también velan por ti, y porque te vaya bien. Ambos se extrañan, tu partida cambia la dinámica para ambas partes.

Las conversaciones profundas con amigos sinceros son tremendamente apoyadoras. Ellos te pueden dar el ánimo que necesitas, te pueden escuchar y realmente entender lo que sientes.

Llámalos para contarles lo que estás viviendo. Muchas personas no tienen mucha confianza o no quieren preocupar a la familia y censuran parte de la historia; los amigos están para escucharla completa.

Muchos usan los videojuegos para mantenerse conectados, otros las aplicaciones de chats. Como sea, mantén el contacto vivo e invierte tiempo con tus amigos de siempre.

Te invito a pensar:

  • ¿quiénes son tus buenos amigos, de esos que realmente te quieren bien?
  • ¿cómo puedes mantener la comunicación abierta con ellos, qué medio puedes usar?
  • ¿a quién de ellos le contarías qué?

 

 

Consejo 4: Practicar tus pasatiempos

 

¿Tocas algún instrumento musical? ¿te gustan las manualidades, o el arte? ¿te gusta leer, o escribir? ¿meditas? Todos estos pasatiempos, entre muchos otros, son actividades no sólo para combatir el aburrimiento, sino también para estar con uno mismo.

Los pasatiempos cumplen la función de hacerte sentir bien y pasarlo bien contigo mismo, te ayudan a centrarte, a encontrar equilibrio.

Los pasatiempos sirven para tener la mente ocupada en algo placentero, por lo tanto, favorece que estés bien, contento, en un estado emocional positivo.

Si no tienes uno, busca algo que siempre quisiste hacer y nunca lo intentaste. Prueba cosas nuevas, deja tu mente fluir, y tus emociones encontrarán una manera de salir y podrás procesar, sin ningún esfuerzo, la experiencia que estás viviendo.

Los pasatiempos te ayudan a mantenerte sano y emocionalmente más tranquila/o. ¡Practícalos!

¿Qué puedes hacer para sentirte bien?

 

Consejo 5: Sumarte a algún equipo

 

Cuando uno participa de un equipo deportivo, grupo musical, o club de lectura, por nombrar sólo algunos, desarrollas el sentido de pertenencia al nuevo lugar, conoces personas con intereses similares a los tuyos y aprendes más sobre cómo relacionarte en el nuevo país.

Además, cuando te incorporas a un club o equipo, sientes que contribuyes al grupo y al mismo tiempo te sientes incluido, valorado.

Considera siempre que NO tienes que ser el mejor, sólo con participar desde tu autenticidad, basta. Puedes aportar con tu maestría, conocimientos, pero también con tu sentido del humor, sociabilidad o empatía.

Finalmente, lo importante es sentirse reconocido por el motivo que sea. ¿Qué cualidades tuyas reconocen tus amigos que puedas ofrecer a tus potenciales nuevas amistades? ¿Cuáles son tus fortalezas?

Por otra parte, muchos lugares organizan actividades para alumnos proveniente de otros países, ¡aprovecha todas esas instancias! Te vas a dar cuenta que no eres la única persona que se siente sola o perdida.

¿Cómo puedes averiguar qué grupos, clubes o equipos funcionan cerca de donde tú estás?

 

Sigue estos 5 consejos y vas a ver cómo, al poco tiempo te vas a sentir mejor. Vas a sentir que te adaptas más rápido.

Recuerda que la soledad no siempre es buena consejera, por lo que acercarte a las personas que te hacen bien, y a ti mismo y tus recursos personales a través de tus motivaciones son siempre buenas ideas.

Se le atribuye a Ignacio de Loyola el dicho “en tiempos de desolación no hacer mudanza” refiriéndose a que en momentos difíciles hay que tomar decisiones por convicción, no por huida. La soledad muchas veces induce a conductas evitativas, o decisiones tendientes a evitar el dolor, en cambio, es mejor apoyarse en quien en verdad te desea lo mejor y te puede ayudar a nutrir esas energías constructivas, que a ratos pueden flaquear.

Es normal flaquear, es incluso esperable y natural que a ratos las personas se quieran rendir, pero en esos momentos, acordarse de que uno puede pedir ayuda. Que está bien pedir ayuda, y que muchas veces se aprende más de las dificultades y cómo superarlas, que de los triunfos y de la vida color de rosa. Solo probablemente también lo logres, pero un costo mayor y en un tiempo más largo. Considera que cuando uno se queda estancado en estados emocionales negativos, es más corto pedir ayuda: se sale antes y se aprendes más. Considera el coaching como una fórmula para superar lo que estés atravesando y aprender de ti mismo.

¡Mucho éxito!

4 Comments

  • escort bayan Posted marzo 1, 2021 11:37 pm

    I am really impressed along with your writing skills as smartly as with the layout to your blog. Sande Lorin Antonin Analiese Brock Lynn

  • erotik Posted marzo 2, 2021 5:28 am

    Attractive part of content. I just stumbled upon your website and in accession capital to claim that I get in fact enjoyed account your blog posts. Anyway I will be subscribing on your feeds or even I achievement you get entry to consistently fast. Domeniga Freemon Beaulieu

  • camel toe sex Posted marzo 5, 2021 2:55 am

    Thanks for reading, Elizabeth and for sharing your kind words.. And yes, my birthday in Montreal was excellent. Bertie Shawn Clyte

  • legs pantyhose tied up Posted marzo 5, 2021 6:15 am

    Like!! I blog frequently and I really thank you for your content. The article has truly peaked my interest. Jori Jarib Floeter

AGREGAR COMENTARIO

Responder a camel toe sex Cancelar la respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *